lunes, 4 de octubre de 2010

En busca de Klingsor

Título: En busca de Klingsor
Autor: Jorge Volpi
Editorial: Seix Barral
Nivel: Segundo ciclo de ESO, Bachillerato
En la Alemania de posguerra, el joven científico americano con nombre de clásico de la ciencia Francis Bacon, que está en el ejército después de que la escena de celos de su esposa en un acto académico arruinará sus perspectivas de hacer carrera en Princeton, recibe el encargo de detener, previa investigación de identidad y paradero, al asesor científico de Hitler oculto tras el seudónimo Klingsor (nombre sacado de un malvado de la historia de Parsifal).
Bacon inicia entonces una investigación entre científicos del momento (todos reales y la mayoría premios nóbeles), impulsado por su tutor de Princeton, Von Neumann. Gracias a éste, Bacon se asocia con Gustav Links, un matemático alemán que ha estado en prisión acusado de formar parte de la trama del coronel Stauffenberg para asesinar a Hitler. Entre ambos deciden que, puesto que no tienen pistas qué seguir y en cambio tienen motivos para suponer que el asesor oculto es una personalidad científica más o menos conocida y de prestigio, van a actuar como en la experimentación científica: supondrán que un determinado individuo es el culpable y llevarán esta hipótesis adelante hasta que se pruebe o se desmienta.
De esa manera, se entrevistan con el ya anciano Max Planck, con el descubridor de la teoría de la incertidumbre e impulsor del proyecto para fabricar una bomba atómica alemana Werner Heisenberg, con el premio nobel y militante nazi Johanness Stark, con el danés Niels Bohr, fugado a los aliados para participar en su proyecto de bomba atómica, con Erwin Schrödinger y algunos otros.
            Mientras se desarrolla la investigación, conocemos también la vida anterior a la guerra de Links, que rompió con su mejor amigo Hienrich cuando éste se afilió al partido nazi y mientras el otro estaba en el frente, inicio un romance con su bella esposa, después de que descubrir que ésta tenía relaciones homosexuales con su propia esposa y de montarse un menage a trois con ellas. Hienrich, cuya postura política se ha terminado haciendo antihitleriana, será quien introduzca a Links en la conspiración del coronel Stauffenberg. Al ser ésta abortada, Hienrich es detenido y asesinado, al igual que su esposa. Links se salva gracias a que su juicio es interrumpido por un bombardeo. La esposa de éste, que se veía despreciada tanto por su causa como por su amor lésbico, se suicida.
            Las diversas entrevistas con los físicos llevan a Links a decidir, aunque sin pruebas, que Klingsor es Werner Heisenberg, cuya relación con los nazis, en principio muy mala, pasó a ser mejor en un cierto momento. Así intenta que lo entienda Bacon, pero éste se ha enamorado de Irene, una vecina que resultará ser la espía que le han colocado los soviéticos para parasitar su investigación y dar antes que nadie con el asesor buscado. Aunque Links consigue probarle a Bacon que Irene es una espía, ésta, después de admitir que lo es, se confiesa enamorada verdaderamente de Francis y ofrece irse con él a Estados Unidos si se suma a la teoría que ella ha elaborado y que los soviéticos consideran válida: que Klingsor era Gustav Links. Aunque no le suministra más que especulaciones poco consistentes, Bacon acepta y entrega a Links a los rusos, quienes lo encierran en un psiquiátrico de la DDR, desde donde está contando su historia cuarenta años después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada