jueves, 11 de marzo de 2010

Pi de Givenchy

A veces los matemáticos tienen fama de despistados, abandonados, medio locos que se olvidan de lo que está a su alrededor, pero los verdaderamente inteligentes saben que los matemáticos se cuidan profundamente y las empresas de cosmética piensan matemáticamente para desarrollar sus productos.

Podemos encontrar matemáticas en

el after-shave.

Podemos encontrar matemáticas en

el champú.

Podemos encontrar matemáticas en

la colonia.

Podemos encontrar matemáticas en

el desodorante.

Matemáticas para el placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada