miércoles, 5 de enero de 2011

Perdió parte de la nariz en un duelo matemático

Tycho Brahe debió tener su temperamento, puesto que no se arredraba ante Aristóteles si sus observaciones desmentían al estagirita. A los 20 años, en 1566, discutió durante una fiesta con el noble danés Maderup, por cuestiones matemáticas y, tras un duelo, perdió parte del hueso nasal.

Tuvo gran influencia en la corte de Federico II de Dinamarca, que le cedió la isla de Hven, donde construyó el gran obserbatorio de Uraniborg. Tantas envidias despertó el trato favorable del Monarca que, a su muerte, debió buscar refugio en Wandsbaek y luego en la Praga del Emperador Rodolfo II, donde pudo concluir su gran obra.

Murió de uremia el 24 de octubre de 1601, por retener «sus aguas más allá de lo que exige la cortesía» en la fiesta de un noble, como recuerda Kepler en su diario personal. Sus últimas palabras fueron «Que no parezca que he vivido en vano». Kepler se encargó de publicar su obra en versión definitiva.

(Publicado por ABC
http://www.abc.es/hemeroteca/historico-18-06-2006/abc/Cultura/perdio-parte-de-la-nariz-en-un-duelo-matematico_1422062822167.html )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada